Cama articulada: la guía más completa que no te puedes perder

Podemos definir cama articulada como un mueble que permite ser regulado en diferentes posiciones para conferir un mayor confort al usuario y evitar dolores y otro tipo de complicaciones para la salud.

Utilizar una cama articulada está especialmente indicado para personas mayores o dependientes que pasan largas horas en la cama, también para aquellos que necesitan una postura confortable o ayuda para incorporarse de la cama. Muchas veces, las camas articuladas eléctricas van acompañadas de un colchón especial para favorecer el descanso o, incluso, de un colchón entiescaras para disminuir el riesgo de úlceras.

Cama ortopédica: tipos

1

Cama articulada manual:

En la actualidad son cada vez menos usadas, no disponen de enchufe a la red ni motor, solo de unas manivelas para regular la altura del respaldo de la cama o de los pies; su altura es fija y los pies de la cama pueden tener o no ruedas. Sin lugar a dudas, son las más económicas, pero cada vez quedan más obsoletas.

2

Cama eléctrica articulada básica:

Con un mando podemos regular la posición de los pies, el tronco o la cabeza. No dispone de regulación en altura de la cama y puede ser con ruedas en los pies o no. Este somier articulado eléctrico puede ser más o menos versátil y de eso dependerá el precio de la cama articulada.

cama articulada sin carro elevador

3

Cama eléctrica articulada regulable en altura(con carro elevador):

Es igual que el segundo tipo, pero además podemos regular la altura de la cama eléctrica, lo que permite una mayor comodidad para el cuidador o familiar, que no tendrá que agacharse, y también para el usuario, que podrá bajarla hasta que sus pies lleguen al suelo para incorporarse o tumbarse con mayor facilidad.

cama articulada con carro elevador

También podemos clasificar las camas geriátricas según sus planos de inclinación:

  • Un solo plano elevando cabeza.
  • Dos planos con una sola articulación que eleva el tronco del resto del cuerpo.
  • Tres planos con dos articulaciones para tronco y piernas.
  • Cuatro planos con tres articulaciones: una en tronco y dos diferenciadas en piernas.
  • Cinco planos con cuatro articulaciones: es la cama articulada más ergonómica, con inclinaciones diferenciadas para cabeza, tronco, piernas y pies.

Material de las camas eléctricas articuladas

Podemos ver dos modelos diferentes en el mercado, las camas articuladas para enfermos con las láminas del somier en madera o en acero. Desde el punto de vista técnico, las láminas en acero son más resistentes, envejecen mejor y son más fáciles de limpiar y desinfectar.

Beneficios de la cama articulada

Como ya hemos dicho, la cama ortopédica eléctrica está recomendada para aquellas personas que pasan grandes períodos del día encamadas o que necesitan una posición específica para un correcto descanso. A continuación vamos a citar las ventajas de estas camas geriátricas:

  • Mejora del posicionamiento del usuario: posibilidad de cambiar de postura, elevar el tronco y la cabeza para comer en la cama o respirar mejor.
  • Favorece la circulación sanguínea: los cambios posturales frecuentes varían los puntos de apoyo, mejorando el riego y evitando las escaras por presión, siempre que se acompañe de un buen colchón. Para disminuir la retención de líquidos basta con elevar ligeramente los pies para favorecer el retorno.
  • Aumenta la seguridad: gracias a las barreras laterales que podemos instalar y a la bajada de altura de la cama hospitalaria al máximo, evitamos que se produzcan caídas desde una gran altura.
  • Facilita la entrada y salida del paciente a la cama: podemos colocar al paciente sentado a 90º, lo que favorece su independencia para salir y entrar de la cama; además, ayudamos a que se incorpore con total seguridad si bajamos la cama hasta que la persona toque el suelo con los pies.
  • Ayuda a cuidadores y familiares a cuidar su posición: aquellas que son regulables en altura, subiéndolas al máximo, evitan que el cuidador se haga daño o tenga malas posiciones durante el aseo o el cambio de sábanas.

Camas articulares: medidas

Podemos encontrar camas de 90 x 200 cm o de 90 x 190 cm, que son las más frecuentes. También existe la cama articulada de matrimonio, pero son menos usadas: si cada individuo necesita unos parámetros diferentes para su posición, es más recomendable coger dos individuales.

Tipos de colchón para cama articulada

Podemos encontrar tres tipos de colchones articulados o colchones para camas articuladas (no tienen por qué ser articulados):

1

Colchones de látex:

Muy cómodos, porque se adaptan a la perfección al cuerpo humano, pero no están recomendados para personas que pasan grandes períodos encamados, porque tiene más tendencia a la formación de escaras.

2

Colchones de visco elástica:

Ofrecen comodidad y confort; además, dejan circular perfectamente el aire, evitando rozaduras.

3

Colchones anti-escaras:

Los preventivos son de material visco-elástico y los usados para tratamiento o en casos en los que el usuario deba pasar muchas horas encamado y sufra riesgo de escaras serán de celdas de aire. Conoce todo sobre los colchones antiescaras aquí.

Accesorios para la cama articulada

Existen muchos accesorios para ayudar tanto a cuidadores como al paciente que permanece en una cama articulada. Vamos a citar los más utilizados:

  • Baranda para la cama o barandillas laterales de seguridad: favorecen la seguridad durante la noche y facilitan los cambios posturales al poder sujetarse en ellas.
  • Mesita auxiliar para cama o mesa para enfermo: gracias a su forma y a sus ruedas, puede adaptarse con facilidad a la cama. De esta forma, la persona puede comer o dejar sus pertenencias a mano.
  • Triángulo elevador o trapecio: para las personas con movilidad y buena fuerza en brazos sirve para incorporarse.
  • También existen toda una serie de útiles de aseo especiales para personas encamadas.
habitación con cama articulada

¿Comprar cama articulada o alquilarla?

El tiempo que va a necesitar la persona la cama eléctrica articulada responderá a esta pregunta.

Si es solamente para restablecerse de una cirugía o una fractura, mejor alquilar. En otras circunstancias, como un ACV, una enfermedad terminal o una larga convalecencia, a veces es difícil saber. En estos casos, aconsejamos que se dejen guiar por los profesionales de la salud que les tratan. Si calculan más de 6-7 meses de uso, lo ideal entonces es comprarla. Hay centros que ofrecen la posibilidad de alquilarla y, si deciden comprarla, se descuenta el precio ya pagado.



Artículos relacionados: