Información sobre movilidad, ayudas técnicas y otros recursos.

Click to add text or drag and drop element from right hand panel
Click to add text or drag and drop element from right hand panel

Andadores

Los andadores proporcionan independencia a las personas con movilidad reducida, seguridad y calidad de vida. Si necesitas comprar un andador pero no sabes nada a cerca de ellos, estás en la página adecuada. Aquí encontrarás desde la definición de andador, los tipos que existen, sus características y accesorios así como respuestas a todas tus dudas sobre andadores.

¿Qué podemos encontrar en esta guía informativa sobre andadores?

¿Qué es un andador?

Podemos definir andador como una ayuda técnica para la marcha destinada a aquellas personas que necesitan un apoyo para caminar y paliar la falta de equilibrio. A diferencia de los bastones, un andador cuenta con una mayor base de sustentación.

Debemos considerarlo como un medio muy útil para conservar o recuperar la autonomía del individuo. Conoce más sobre las ayudas técnicas sobre la marcha leyendo este artículo de Fisiosenior.

¿Cuándo es necesario usar un andador?

Muchas veces es difícil decidir a partir de qué momento una persona debe comenzar a usar un andador o andadera. Hablaremos de andadores para ancianos o andadores para personas mayores ya que es el grupo poblacional que más se beneficia de ellos. Vamos a enumerar algunas de las situaciones más comunes:

  • Si la persona camina con una muleta o bastón pero esta no le es suficiente y se siente insegura.
  • Tras una operación u hospitalización que hace que la persona tenga dificultades para caminar.
  • Después de una operación de cadera o rodilla, mientras la persona se recupera.
  • Cuando se han producido varias caídas.
  • Cuando una persona mayor ya no se siente segura porque sus capacidades motrices y equilibrio han empeorado.

Hay que señalar que la persona que va a usar el andador debe estar de acuerdo antes de comprarlo y formar parte activa de la decisión siempre que sea posible.

¿Cuáles son los diferentes tipos de andadores?

Antes de comprar un andador hay que saber que existen diferentes tipos de andadores para ancianos, cada uno adaptado a unas necesidades.

Andadores fijos:

Es, sin duda, el andador más estable, pero también el menos utilizado. Al no tener ruedas, es más firme y nos ayuda a levantarnos más fácilmente. Es ideal para personas con un déficit de equilibrio importante y para aquellas personas con tendencia a irse demasiado hacia delante.

Para poder avanzar, es necesario levantar el andador fijo del suelo (salvo aquellos que son andadores fijos articulados o incorporan dos pequeñas ruedas delanteras), por lo que debe ser ligero y el individuo debe contar con miembros superiores en buen estado. No es un andador recomendado para exteriores ni para largos trayectos, pero si para ganar en seguridad.

Algunos cuentan con agarrador a dos alturas para poner las manos, los más bajos serán para ayudar a levantarse a la persona que tenga dificultades.

andadores fijos

Andadores de dos ruedas:

Este tipo de andador cuenta con ruedas en la parte delantera, evitando así tener que levantar el andador y disminuyendo el esfuerzo para caminar. Detrás cuenta con dos conteras antideslizantes. Es ideal para espacios interiores y personas que necesitan sentirse seguras en su domicilio o residencia. Está a medio camino entre la seguridad del andador fijo y el fácil manejo de un andador de 4 ruedas.

No es aconsejable para espacios exteriores, ya que las conteras frenarán constantemente, desgastandose. Existe la posibilidad de añadir en la parte trasera unas pequeñas ruedas que, llegado el momento, pueden servir para caminar por la calle pequeñas distancias.

andadores dos ruedas

Rollator de 3 ruedas:

El andador de 3 ruedas necesita por parte del usuario cierta habilidad y que la movilidad esté más o menos conservada; es ideal para aquellos que necesitan un andador ortopédico para el interior e incluso para el exterior, dependiendo del tipo y tamaño de ruedas. Es ligero y ayudará a sentirse en seguridad; es una variante del andador de 4 ruedas, ya que se parecen mucho en accesorios y equipamiento. Son más fáciles de plegar y guardar.

Andadores de 4 ruedas:

Este tipo de andador para mayores es también llamado rollator, al igual que el de 3 ruedas.

Responde a una pérdida pequeña a moderada de la movilidad y tiene como fin conferir seguridad a la persona y a su entorno.

El andador de cuatro ruedas es ideal para personas que no tienen grandes problemas de equilibrio, que están bien cognitivamente y que cuentan con buenos reflejos para usar los frenos. En muchas ocasiones, se comienza a usar tras una caída para tranquilizar a la persona, así como a su familia.

Está principalmente pensado para ser usado en exterior gracias a sus cuatro ruedas. Además, podemos encontrarlos con todo tipo de accesorios para andadores tales como asiento para hacer una pausa, respaldo para una mayor comodidad, una cesta para trasportar la compra o un accesorio para llevar el bastón.

andadores cuatro ruedas

Es importante explicar que para un buen uso del caminador para adultos en la calle es indispensable que las ruedas estén bien adaptadas al medio. Cuanto más grandes sean las ruedas, mejor adaptado estará el andador al exterior; si el andador cuenta con ruedas pequeñas, estará pensado para un espacio interior o más liso.


Existen también andadores todo terreno ideales para caminar por terrenos más escabrosos o para realizar un paseo por la naturaleza.

¿Cómo se regula la altura de un andador?

Os explicamos brevemente cómo regular la altura de los andadores para personas con movilidad reducida:

En la teoría, la empuñadura del tacatá debe estar a la altura de la prominencia ósea de la cadera o a la altura de la muñeca si nos encontramos de pie con el brazo estirado. Al agarrar la empuñadura, los codos deben tener una flexión de unos 20 o 30 grados.

En la práctica, debemos encontrar un punto en el que el sujeto se encuentre cómodo y seguro. En el caso de los andadores, con frecuencia se ponen un poco más altos, fomentando una marcha mas erguida y haciendo que la persona se incline menos hacia delante.

Para caminar con un andador ortopédico, basta con apoyarse y desplazar los pies siempre entre los dos cantones o ruedas traseras.

uso andadores

Criterios a tener en cuenta antes de comprar un andador ortopédico

Veamos los diferentes elementos de un andador a valorar:

  • Ancho del andador: Es uno de los aspectos más importantes. Será necesario que el andador para adulto mayor pueda circular por el pasillo y pasar sin problemas por las puertas del domicilio. Se deben comprobar bien las medidas antes de adquirir un andador, ya que las puertas suelen medir 70 cm y el paso que queda entre ellas es algo menor. Si buscas un andador estrecho, te recomendamos  este artículo: Andadores para ancianos estrechos.
  • Peso máximo soportado por el andador: A menudo, olvidamos fijarnos en esta información, que es importante para asegurarnos de que el andador es resistente y seguro para la persona que lo usa. Existen algunos andadores concebidos especialmente para soportar un mayor peso corporal.
  • El peso del andador: Existen andadores de acero, cuyo peso varía entre 6-10 kg, y andadores de aluminio, que pesan entre 2.5 y 4 kg. Algunos andadores de dos ruedas son de acero, siendo muy estables y seguros, pero no fáciles de levantar o transportar. Los andadores de aluminio son más manejables, pudiendo ser andadores de aluminio plegables, andadores con asiento, andadores con asiento y frenos, etc.
  • ¿Andador plegable o no?: Si existe la necesidad de que el individuo transporte su andador en coche o que ocupe un espacio mínimo en su domicilio, elegiremos un andador plegable, siempre y cuando el utilizador del mismo sea capaz de plegarlo y desplegarlo solo para fomentar su autonomía.
  • La empuñadura: Es importante elegir aquellas que vayan revestidas y acolchadas o bien que sean antideslizantes. Podemos encontrar andadores con dos empuñaduras, las cuales respetan la anatomía de la muñeca (más frecuentes) o con una sola barra transversal que nos permitirá colocar las manos en diferentes posiciones.
  • Los frenos del andador: Vienen incluidos en prácticamente todos los andadores de 3 y 4 ruedas o rollators. Permiten bloquearlo para, por ejemplo, sentarse en el asiento del andador y realizar una pausa. Hay que tener en cuenta si la persona que usa el andador tiene la fuerza suficiente en las manos para accionarlos. Otros modelos de caminadores llevan frenos para ralentizar pero no permiten bloquearlo completamente.
  • El diseño: Por último, debemos fijarnos en el diseño del andador. Es importante elegir aquel con el que la persona se vaya a sentir en seguridad, pero también aquel que le guste estéticamente, ya que le va a acompañar durante su día a día y se va a mostrar con él ante sus familiares y conocidos.

Accesorios para andador

Los accesorios para andador más comunes son:

andadores respaldo asiento
Asiento y respaldo:

Ideal para aquellos andadores que se usan en exterior, ya que nos permiten hacer una pausa en seguridad.

andadores cesta bolsa
Cesta o bolsa para andador:

Es muy útil para llevar los enseres personales o, incluso, las compras, dejándonos libres las manos.

andadores bandeja
Bandeja para andador:

Accesorio indispensable para transportar los objetos en el domicilio como libros, plato y cubiertos...

andadores kit ruedas
Ruedas traseras adaptables a andador adulto:

Son dos pequeñas ruedas que se colocan en los andadores de dos ruedas e incluso en los fijos para poder desplazarlos con menor esfuerzo.

¿Es buena idea comprar un andador de segunda mano?

Si estás pensando en comprar un andador segunda mano, es necesario primero que pienses en varios factores antes de tomar la decisión:

  • Primero debes saber exactamente el modelo de tacatá que la persona necesita: fijo, de dos ruedas, rollator…
  • Debemos conocer las características del andador para adultos de segunda mano: peso soportado, anchura, etc., y que esto se corresponda con nuestras necesidades.
  • El estado del andador usado es muy importante; si ha sido muy utilizado, las ruedas pueden vibrar o no rodar bien, las conteras pueden estar desgastadas, los frenos no funcionar correctamente, etc.
  • Por último, preguntémonos si realmente nos resulta un ahorro importante, puesto que hay andadores nuevos básicos desde 40 € y, además, con prescripción médica nos podemos ahorrar hasta 54,09 € al adquirir un andador nuevo.​

Andadores ancianos Seguridad Social

Sois muchos los que os preguntáis si los andadores para gente mayor están reembolsados por la Seguridad Social. Conviene aclarar que, si no ha habido cambios, el Sistema Nacional de Salud abona como máximo un importe de 54,09 €, siendo obligatorio que el interesado abone otros 30 € más; es decir, el modelo de caminador que compremos debe costar más de 84,09 € para que ellos nos abonen el máximo y nosotros pagaremos la diferencia.

Documentación a presentar para rembolso de la seguridad social al comprar un andador ortopédico para adulto:

  • Prescripción médica.
  • Fotocopia del DNI de la persona interesada.
  • Fotocopia de la tarjeta sanitaria.
  • Factura de la ortopedia donde se compra el andador (siempre que esta sea posterior a la fecha de subvención).
  • Fotocopia de los datos bancarios para el abono de los 54,09 €.

Esta documentación se puede presentar en cualquier oficina de atención al usuario de vuestro pueblo o ciudad. Las cantidades y códigos de prescripción de andadores pueden variar de unas comunidades a otras, por lo que lo ideal es que preguntéis a vuestro médico de cabecera.

Artículos relacionados: